X

Rojales

Rodeado de urbanizaciones residenciales, Rojales se ha posicionado con el paso del tiempo en uno de los destinos preferidos por los ciudadanos europeos como lugar de retiro en la Costa Blanca alicantina. Atravesado por el caudal del río Segura, este municipio disfruta de un Conjunto Monumental Hidráulico Urbano muy significativo, representado por el Azud, las Boqueras de Acequia, la Noria y el Puente de Sillería (siglos XVI-XVIII). Se trata de un hito paisajístico y urbano de singular importancia en la comarca.

En la Hacienda de los Llanos se extiende el universo de la huerta en todo su esplendor. Cuenta con unos 30 mil metros cuadrados de superficie y los inmuebles que conforman el complejo se dedican a un museo que explica todos sus elementos de la cultura material, oral y espiritual. Del siglo XVIII es la Iglesia de San Pedro, aunque muy dañada en los terremotos de 1829. El templo es hoy fruto del eclecticismo. Corona su interior una gran cúpula obra de Fray Antón Villanueva y su cuidada imaginería religiosa. El pasado siglo se restauraron sus pinturas, eco de la historia de Rojales, especialmente la que atañe a las leyendas.

En el pueblo despierta
Rodeado de urbanizaciones residenciales, Rojales se ha posicionado con el paso del tiempo en uno de los destinos preferidos por los ciudadanos europeos como lugar de retiro en la Costa Blanca alicantina. Atravesado por el caudal del río Segura, este municipio disfruta de un Conjunto Monumental Hidráulico Urbano muy significativo, representado por el Azud, las Boqueras de Acequia, la Noria y el Puente de Sillería (siglos XVI-XVIII). Se trata de un hito paisajístico y urbano de singular importancia en la comarca.

En la Hacienda de los Llanos se extiende el universo de la huerta en todo su esplendor. Cuenta con unos 30 mil metros cuadrados de superficie y los inmuebles que conforman el complejo se dedican a un museo que explica todos sus elementos de la cultura material, oral y espiritual. Del siglo XVIII es la Iglesia de San Pedro, aunque muy dañada en los terremotos de 1829. El templo es hoy fruto del eclecticismo. Corona su interior una gran cúpula obra de Fray Antón Villanueva y su cuidada imaginería religiosa. El pasado siglo se restauraron sus pinturas, eco de la historia de Rojales, especialmente la que atañe a las leyendas.

En el pueblo despiertan interés las casas-cueva y los barrios troglodíticos. El Ecomuseo del Hábitat Subterráneo es un conjunto arquitectónico popular de gran importancia etnológica y cultural en los flancos de varios cerros que delimitan al casco urbano por el sur. Se trata de 15 cuevas-talleres artesanales y salas de exposición, junto a un zoco artesanal. Muy tradicional de Rojales es su certamen nacional de nanas y villancicos. (Guía Repsol)

Próximos eventos